Momento Sublime| Carlos Ayes recibe elogios en la defensa de su tesis doctoral

CARLOS AYES EN CENTRO

CARLOS AYES EN CENTRO 4

 

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

Carlos M. Ayes Suárez es un vegabajeño de la mata. Nació en 1959 en el antiguo Centro de Salud, hoy día Oficina Municipal de Emergencias. Entre New Jersey y Vega Baja fue su niñez, graduándose de la Escuela Superior de Vega Baja y luego haciendo maestría en antropología. Desde joven fue inquieto por la cultura de su país y por su destino político. Pero Vega Baja fue su punto de partida donde anoche nos encontramos con su primer amor, que es la historia de su pueblo.

Ayer defendió su tesis doctoral en el Centro de Estudios de Puerto Rico y del Caribe ante un quinteto de profesores de la facultad y la presencia del Director de la institución, quienes elogiaron su trabajo y lo aprobaron con calificación sobresaliente. También estuvimos miembros de la Escuela de la Historia Vegabajeña para disfrutar ese momento sublime para nuestro compañero y para nosotros.

Reclamamos parte de ese triunfo porque desde el día primero hemos estado alentando a nuestro pasado vicepresidente y conferenciante fijo, en la misión de investigar y educar sobre historia.  De hecho, por su vasto conocimiento y experiencia es sin duda alguna, el que más cautiva la audiencia por ser un gran comunicador y por dominar muchos temas distintos pertinentes a nuestra historia común.

No quiero adelantar el contenido de lo que le costó mucho tiempo, sacrificios, aciertos y decepciones al trabajar intensamente como lo hizo. Tuvo la cortesía de darme una copia electrónica de un brillante trabajo de investigación que a juicio de los que lo evaluaron, descubre nuevos parámetros para distintos temas de Puerto Rico, lo hace desde la pasión de un vegabajeño y de lo que es la historia documentada de su pueblo.

Su primer aportación es que aclara muchos aspectos de la historia como la hemos conocido con nuevas y buenas fuentes de información que no estaban asequibles cuando otros incursionamos en ella o pasamos desapercibidos detalles que el pudo percibir e interpretar.

Lo segundo es que utiliza las ciencias auxiliares de la historia de un forma interdisciplinaria, lo que permite un campo perceptual más completo de lo que hemos leído hasta ahora.

En tercer lugar, se trata de un buen vegabajeño que ha llegado hasta su más alto nivel educativo personal escogiendo el campo limitado de la microhistoria, tan importante para complementar la historia general de Puerto Rico. En ese navegar en mares llenos de sargazos, su historia también podría modificar o ampliar la historia de España, de Europa y el mundo.

Esa historia no se va a quedar en la sección de tesis de la Biblioteca del Centro de Estudios de Puerto Rico y del Caribe. Como es su deseo, habremos de compartirla con nuestros demás compañeros y en algún momento, habremos de hacer la correspondiente presentación pública y de ser posible, hacerla un documento permanente. Es un momento demasiado importante donde tenemos que honrar nuestro lema de investigar, educar y publicar.

Aprobada con calificación de sobresaliente tesis doctoral sobre Vega Baja de Carlos Ayes

CARLOS AYES EN CENTRO 3

 

Un día como hoy en la historia vegabajeña se oficializaron los símbolos de escudo, bandera y sello municipal

(Este escrito fue publicado originalmente en el Diario Vegabajeño de Puerto Rico el 28 de junio de 2014, al cumplirse cuatro décadas)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Simbolismo Vegabajeño cumple 40 años

 

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez, Investigadores de la Historia Vegabajeña

Desde que uno nace, los símbolos rodean nuestra vida. Hay unos familiares, religiosos, deportivos, asociativos, todos vinculantes de la actividad humana. Los hay secretos y públicos, los hay personales y colectivos.

El  símbolo  nos da un sentido de identificación. Resume en una imágen el recuerdo de los fundamentos y nos ubica donde pertenecemos. En otros  nos permite vincular a las personas, grupos y poblaciones que tienen cosas en común.

Vega Baja no siempre tuvo escudo ni fue como lo conocemos. Tampoco la bandera ha sido la misma pues voluntariamente ha sido desecrada, desvalorizada y hasta ocultada.

La creación del escudo y la bandera nos costó mucho trabajo. En el participó mucha gente de Vega Baja y de fuera de Vega Baja. Hoy 28 de junio se cumplen cuarenta años de que la Asamblea Municipal y el alcalde de Vega Baja hicieron oficiales esos símbolos. Es una buena fecha para recordar.

Años antes de ese acontecimiento, visité al historiador Luis de la Rosa Martínez en su casa de madera frente a lo que es hoy la Casa Portela, donde en el segundo piso está el Centro de Investigaciones Históricas de Vega Baja. Le llevé un modelo de lo que yo creía que debía ser la bandera de Vega Baja. El se rió de mi ocurrencia y me explicó lo que yo no conocía de heráldica. También me dijo de la única persona en Puerto Rico que trabajaba en los escudos y banderas de una manera profesional y con basamento histórico, era contratada por el Instituto de Cultura Puertorriqueña.

Luis de la Rosa era una persona servicial, agradable, positivo y generoso, pero no se atrevía a hablar con el alcalde para que solicitara los servicios del Instituto de Cultura, porque el trabajaba como archivero en el Archivo General de Puerto Rico, que caía bajo la misma jurisdicción como agencia delegada. Eso supondría tal vez un conflicto de intereses, por lo que yo me ofrecí, hice la gestión con Luis Meléndez Cano y el consiguió que se ordenara al abogado Lcdo. Roberto Beascoechea Lota, para que hiciera los diseños correspondientes.

El heráldico terminó su trabajo en junio de 1974, se presentó y se le explicó a la Junta Bicentenaria. La Asamblea Municipal y el alcalde la hicieron oficial y desde entonces se comenzó a dar a conocer esos símbolos de nuestra historia.

Más adelante ofreceremos más detalles de esta actividad histórica que nos permitió agrupar los intereses del pueblo más allá de cualquier diferencia, como debe ser.

Es necesario en esta conmemoración hacer una pausa para ver en qué manera hemos fallado en estas cuatro décadas en relación con nuestros símbolos vegabajeños principales.

Nuestro escudo ha sido abusado por los políticos. He visto fondos rojos o azules alterando los colores originales oficiales en publicaciones y  calcomanías de vehículos del Gobierno Municipal. También la bandera verde y amarilla la he visto flotar deshilachada y vencida desde las astas oficiales. Todas esas incidencias las hemos publicado de tiempo en tiempo desde las páginas de El Diario Vegabajeño y el Diario Vegabajeño de Puerto Rico. Eso me da una mezcla de dolor y de vergüenza y de impotencia ver cómo el que ostenta el poder cree que el color de su partido es el que decide el nuevo color de un símbolo que nos pertenece a todos. Esto ni siquiera es prioritario como un asunto legal, es una gran falta moral de quien lo hace y de quien teniendo bajo su responsabilidad la supervisión, lo permite.

Continuaremos con la parte gloriosa de la efemérides que hoy celebramos.

 

Guías Turísticos reciben certificado de la Escuela de la Historia Vegabajeña

Foto

EHV CERTIFICADS GUIAS TURISTICS (2).JPG
Catorce guías turísticos recibieron certificados por la clase de Conceptos de la Historia Vegabajeña ofrecida por el profesor Luis Mejías Astol y Thomas jimmy Rosario Martínez Foto por Ricardo Salvá/GMVB

Conceptos de la Historia Vegabajeña| La orientación geográfica

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

EHV ASTRONOMIA EN TORTUGUERO 2017 06 03 (16)A principios de este mes estuvimos en el antiguo aeródromo de Tortuguero descubriendo la bóveda celeste con los miembros de la Sociedad de Astronomía de Puerto Rico. Para poder ver los astros de una manera precisa, tenemos que conocer hacia dónde ubicamos el telescopio desde un punto de la tierra hasta el objetivo que interesamos. Allí aprendí de una manera práctica, que el universo siempre está en movimiento, que lo que nos parece que se encuentra en un lugar, se va posicionando hacia otro. Por eso vemos la luna y el sol salir por el este y desaparecer en el oeste.

Cuando decimos que somos viajeros constantes, es que nuestro planeta, que nos sirve de nave espacial, se va desplazando alrededor del Sol mientras gira sobre su eje imaginario. En las mañanas, cuando Titi Aixa felicita a los que cumplen años, correctamente dice que se está cumpliendo su vuelta al sol, porque un año es que tarda ese desplazamiento.

Los puntos cardinales de la tierra se basan en un magnetismo aparente que al igual que el movimiento de la Tierra, va cambiando con el tiempo. Aunque el norte siempre se le llama así, no siempre ha estado en el mismo lugar respecto a los lugares del mundo. Y aunque en un espacio de tiempo pareciera ir por el mismo rumbo, la historia nos recuerda que en un número mayor de años hay desplazamientos magnéticos que cambian el rumbo y cuyo cambio se puede percibir a simple vista.

Antes, las personas se guiaban por la luna, el sol y las estrellas. La contaminación de luz hoy nos priva parcialmente de esa experiencia en las noches, pero aun el sol todos los días sigue saliendo por el este. De hecho, el este es oriente y de ahí viene la palabra orientar. Los templos católicos tenían la tradición de que sus altares se ubicaran hacia el este para aprovechar la luz solar y su entrada se ubicaba hacia el oeste. Hay razones místicas que provienen de la antigüedad, aun antes de que se fundara la religión católica.

Es posible que el templo católico del pueblo fuera construido en una ubicación cardinal perfecta en su tiempo, posiblemente determinada desde que se decidió establecer el poblado de Vega Baja. Hoy día, sin embargo, tiene un desplazamiento de pocos grados hacia el suroeste. Carlos Ayes nos dice que debido al desplazamiento magnético, la Iglesia, que parece que no se ha movido del mismo lugar original, no ubica el altar hacia el este ni su entrada al oeste perfecto.

Los Investigadores de la Escuela de la Historia Vegabajeña estamos trabajando en la investigación de este tema, que incluye estudios de ciencias, historia y las leyes humanas.