Momento Sublime| Carlos Ayes recibe elogios en la defensa de su tesis doctoral

CARLOS AYES EN CENTRO

CARLOS AYES EN CENTRO 4

 

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

Carlos M. Ayes Suárez es un vegabajeño de la mata. Nació en 1959 en el antiguo Centro de Salud, hoy día Oficina Municipal de Emergencias. Entre New Jersey y Vega Baja fue su niñez, graduándose de la Escuela Superior de Vega Baja y luego haciendo maestría en antropología. Desde joven fue inquieto por la cultura de su país y por su destino político. Pero Vega Baja fue su punto de partida donde anoche nos encontramos con su primer amor, que es la historia de su pueblo.

Ayer defendió su tesis doctoral en el Centro de Estudios de Puerto Rico y del Caribe ante un quinteto de profesores de la facultad y la presencia del Director de la institución, quienes elogiaron su trabajo y lo aprobaron con calificación sobresaliente. También estuvimos miembros de la Escuela de la Historia Vegabajeña para disfrutar ese momento sublime para nuestro compañero y para nosotros.

Reclamamos parte de ese triunfo porque desde el día primero hemos estado alentando a nuestro pasado vicepresidente y conferenciante fijo, en la misión de investigar y educar sobre historia.  De hecho, por su vasto conocimiento y experiencia es sin duda alguna, el que más cautiva la audiencia por ser un gran comunicador y por dominar muchos temas distintos pertinentes a nuestra historia común.

No quiero adelantar el contenido de lo que le costó mucho tiempo, sacrificios, aciertos y decepciones al trabajar intensamente como lo hizo. Tuvo la cortesía de darme una copia electrónica de un brillante trabajo de investigación que a juicio de los que lo evaluaron, descubre nuevos parámetros para distintos temas de Puerto Rico, lo hace desde la pasión de un vegabajeño y de lo que es la historia documentada de su pueblo.

Su primer aportación es que aclara muchos aspectos de la historia como la hemos conocido con nuevas y buenas fuentes de información que no estaban asequibles cuando otros incursionamos en ella o pasamos desapercibidos detalles que el pudo percibir e interpretar.

Lo segundo es que utiliza las ciencias auxiliares de la historia de un forma interdisciplinaria, lo que permite un campo perceptual más completo de lo que hemos leído hasta ahora.

En tercer lugar, se trata de un buen vegabajeño que ha llegado hasta su más alto nivel educativo personal escogiendo el campo limitado de la microhistoria, tan importante para complementar la historia general de Puerto Rico. En ese navegar en mares llenos de sargazos, su historia también podría modificar o ampliar la historia de España, de Europa y el mundo.

Esa historia no se va a quedar en la sección de tesis de la Biblioteca del Centro de Estudios de Puerto Rico y del Caribe. Como es su deseo, habremos de compartirla con nuestros demás compañeros y en algún momento, habremos de hacer la correspondiente presentación pública y de ser posible, hacerla un documento permanente. Es un momento demasiado importante donde tenemos que honrar nuestro lema de investigar, educar y publicar.

Aprobada con calificación de sobresaliente tesis doctoral sobre Vega Baja de Carlos Ayes

CARLOS AYES EN CENTRO 3

 

Jóvenes que buscan la verdad histórica

Segundas Olimpiadas Recreo Educativas Vegabajenas11

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

Lo más que me emociona en mi vida es ver semillas germinando. No soy agricultor y poco sé de esa ciencia, hablo en términos figurativos. 

Ver jóvenes buscando verdades y cuestionando lo que ven y escuchan, es para mi una experiencia enriquecedora. Los que ya estamos de paso, damos muchas cosas por ciertas cuando en realidad son tantas las que podamos cuestionar para que se afine y se completen nuestras percepciones de la manera más completa. Buscar la verdad debe ser la norma.

Ayer domingo, siendo jurado de la Segunda Olimpiada Recreo Educacional, dos jóvenes participantes se acercaron a nuestra mesa para cuestionarnos dos preguntas en las que ellos no acertaron con contestaciones completas. Lo notifiqué a los compañeros y luego al organizador del evento, Rafael Figueroa Gaetán para que pudiéramos dilucidar públicamente su queja y nosotros poder resolver de la manera más justa la competencia.

Desafortunadamente, no sé en este momento los nombres de esos inquietos seres humanos por la historia vegabajeña ni  la escuela por la que participaron. Uno mantiene, como jurado, una distancia razonable para no solo no ser prejuiciado sino tampoco aparentarlo y poder impartir justicia, de la manera más amplia posible. Pero ambos me impresionaron lo suficiente, así como los demás participantes demostraron un compromiso con aprender la verdad y compartirla.

El alcalde Marcos Cruz nos ayudó, con su conocimiento oficial de nuestra ciudad en los asuntos medulares para disipar las dudas sobre los hechos cuestionados.

La historia, para aprenderla de la manera correcta, hay que cuestionarla. Los más grandes historiadores del mundo han sido criticados favorable y desfavorablemente en sus conclusiones por sus percepciones y análisis. Los hechos pueden estar equivocados y los análisis también. Somos seres humanos sujetos a rectificaciones y correcciones. Nadie tiene el  monopolio de la verdad.

Un historiador es un detective del tiempo. Va examinando pruebas que luego se constituyen en evidencias de hechos y en conclusiones. En la historia como en el derecho, hay la regla de la mejor evidencia y sin importar nuestro grado de intelecto o sabiduría, como en cualquier juego, hay que seguir las reglas.

 

Segundas Olimpiadas Recreo Educativas VegabajenaS JURADO
Luis M. Mejías Astol, Jose Manuel Portela, Rolando Rivera Garratón y Thomas Jimmy Rosario

 

 

 

 

 

Segundas Olimpiadas Recreo Educativas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

Ayer tuve el privilegio, por segunda vez, de participar como jurado en las Segundas Olimpiadas Recreo Educativas que auspicia el Gobierno Municipal de Vega Baja. Detrás de esta importante actividad está el alcalde, Marcos Cruz, un maestro de historia que ahora tiene todo un pueblo como aula escolar y el dinámico y creativo Rafael Figueroa Gaetán, Director del Departamento de Recreación y Deportes municipal.

En esta última etapa de la competencia, consistente en probar a los competidores en sus conocimientos sobre la historia de Vega Baja, estudiantes de varias escuelas de distintos niveles participaron y demostraron un gran compromiso como ciudadanos, junto a sus padres y penosamente escasos maestros y directores que le apoyaran.

Algunas escuelas no se presentaron a la prueba final, una gran oportunidad que perdieron de participar y conocer sobre la historia vegabajeña y de destacar su comunidad educativa en una gran oportunidad. La actividad se celebró en el Teatro América, con un programa  vistoso y responsablemente planificado.

Mis felicitaciones a los participantes y a las autoridades auspiciadoras.

La historia vegabajeña

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

 

El interés por la historia vegabajeña llega por distintos caminos. Cuando converso sobre este tema con mis compueblanos, siempre surge una nueva ruta que no conocía. Creo que podemos agruparlas,  divulgarlas y hacerlas partes del modelo educativo para enseñar esta materia única en el mundo. Así podremos abrir mentes y sensibilidades y estar seguro que no sólo nos servirá para transmitir lo que sabemos, sino para procurar más información y análisis.

¿Porqué es importante la historia vegabajeña?

Cuando el ser humano busca respuestas para lo que es, lo que quiere ser, lo que debe ser o lo que pudo ser, tiene necesariamente que ver su pasado. Este siempre trae lecciones para aprender y modelos para estudiar. La dinámica del cambio solo sucede en relación con más de un punto de referencia. No hay progreso que no ate la experiencia y el conocimiento pasado a la vida contemporánea ni puede tener trascendencia, aquello que no tiene basamento histórico.

Hay quien dijo que se repiten errores cuando se desconoce la historia pero también es fundamental estudiarla para forjar un futuro planificado.

La historia vegabajeña es importante para los vegabajeños, pero también lo es para los puertorriqueños y aun  para el resto del mundo. No hay historia puertorriqueña ni mundial, sin tomar en cuenta nuestro lugar en el mapamundi o en el relato de la humanidad o la puertorriqueñidad si lo que hemos vivido no se incluye.

JUAN VERA NATER VEGABAJENOS EN CLASICO MUNCIAL DE BEISBOL JUAN IGOR GONZALEZ Y ORLANDO ROMANSi parece que la explicación anterior no es suficiente, tomemos dos ejemplos. ¿Que sería de la lista que hizo El Nuevo Día de los veinticinco jugadores mejores de la historia de Puerto Rico si no existieran los vegabajeños Juan (Igor)  González e Ivan Rodríguez? ¿Se acortaría a 23 o se incluirían dos adicionales? ¿Y si no fueran vegabajeños?

Eso es en el deporte. En las letras, tenemos a José Gualberto Padilla, en la música a Juan Tizol, a Fernandito Alvarez y a Roberto Sierra y en la política otras grandes figuras del pasado y del presente que han ganado su espacio en el reconocimiento. Para cada área de actividad tenemos una muestra.

herminio-marrero-tortugueroTambién hay lugares notorios. ¿Donde habrían realizado su primer entrenamiento soldados que fueron a Europa y a Asia si no lo hubieran hecho en el Campamento Tortuguero? ¿Cómo se llamarían los barrios Almirante Norte y Almirante Sur si no fuera su origen derivado de las Tierras del Almirante, o sea, de Cristóbal Colon, que ni siquiera visitó nuestro territorio?

CARTEL DE MAR Y SOL

 

Sucesos importantes como el Festival Mar y Sol y las películas que se han filmado aquí, son también ejemplos concretos de nuestra importancia por la presencia que hemos tenido en la historia de la humanidad.

A veces tenemos abstracciones y debilidades, creyendo que somos un punto imperceptible para la mayoría de la gente. Pero hay lugares más pequeños que el nuestro que son más conocidos.  pero no tienen una tradición rica de cultura particular como la nuestra.

Esta es una oportunidad para darnos cuenta de nuestra grandeza y hacerla conocer al resto del mundo. Nutrámosnos con información de nuestro pasado para estar preparados para nuestra vida y la de los demás.