Convocan a protesta ciudadana a AEE residentes de Rio Lajas de Dorado

Nosotros los residentes del Bo. Rio Lajas del Pueblo de Dorado, no contamos con los servicios de energía eléctrica desde antes del Huracán Irma. Ya cansados de que no haya ningún esfuerzo de parte de las autoridades pertinentes con relación a un servicio que pagamos nos vemos movidos a Protestar. Por tal razón convocamos a la Prensa a la Manifestación pacífica de los residentes del barrio Río Lajas en Dorado para llamar la atención de las agencias pertinentes y que procedan a restablecer el mismo. Haciendo constar que es una manifestación netamente de los residentes del Barrio Rio Lajas y no política.

Fecha: 20 de febrero de 2018

Hora: 4:30pm

Lugar: Bo. Río Lajas de Dorado (entrada al barrio), Carretera 165 hacia Toa Alta

Contacto: Sr. Josué Pérez Román y/o Eric Boneta

787-633-5420 787-598-5638

 

Esta noche en Libros Libres

LOGO DEL CENTRO CULTURAL VEGA BAJA

¡VEN A CELEBRAR CON EL CENTRO CULTURAL DE VEGA BAJA!
¡LIBRE DE COSTO!

HABRÁ:

•Declamación de poemas; En conmemoración al natalicio de nuestra gran Julia de Burgos.

•Presentación de los pleneritos de la Barriada Angel Sandín “Los Hijos de María”

•Reconocimiento al niño escucha Gabriel Ríos y famiia, quién tuvo la iniciativa de remodelar el espacio de Libros Libres.


¿DÓNDE?
Espacio de Libros Libres [en el pueblo de Vega Baja]

¿CUÁNDO?
17 de febrero del 2018, 4:00pm

¡POESÍA, PLENA Y CULTURA!
¡NO TE LO PUEDES PERDER!

#LibrosLibresVB
#CentroCulturalVB
#VegaBajaEsCultura

“La Herida” se presenta esta tarde a las 4PM en Teatro América

Cierra el ciclo de películas extranjeras presentadas desde el pasado jueves correspondientes al Festival de Cine Internacional de San Juan.

Trailer de “La Herida”

Profunda y limpia por

La herida

Fernando Franco. España, 2013.

Cartel de la película La heridaLos grandes imperios de la Historia concebían a las personas de fuera de sus fronteras, a los no ciudadanos, como bárbaros. Estos carecían de las cualidades innatas que al parecer poseían los que nacían dentro del imperio. Para unos era la civilización, el dios verdadero, las superioridad moral y el poderío de explotación material y humana, frente a aquellos que por no ser dueños, no lo eran ni de su propia vida. Hubo que esperar unos siglos para tomar la lupa y empezar a ver a esos bárbaros de otra manera. Surgió la antropología (aunque antes hubo muchos ejemplos de empatía), y esos seres despeinados y brutos se convirtieron en personas.

Sin dejar la lupa a un lado y como si de los galos de la aldea de Astérix y Obélix se tratara, trabajos como La herida, de Fernando Franco, sobreviven al asalto (poner detrás el adjetivo que se quiera: estético, económico…) sin oponerse a nada ni a nadie, sino apostando por realizar otro tipo de cine.

El paso al largometraje del montador Fernando Franco supone visibilizar, de nuevo, que algo ocurre desde hace tiempo en el audiovisual español. Que existen otros modos, maneras, temas, y que el concepto de cine, por si alguien no lo sabía, se ha vuelto flexible y multiforme. Es lo que tienen las épocas de cambios…

Fotograma de La heridaEsta demostración llegó de la mano del Festival de San Sebastián, donde La herida se llevó el Premio Especial del Jurado y Concha de Oro a la Mejor Actriz (Marian Álvarez).

Resulta difícil hacer una buena sinopsis de esta cinta. La oficial, en la página web del director, dice esto: “Ana tiene 28 años. Padece lo que los psiquiatras denominan Trastorno Límite de la Personalidad. Pero ella no lo sabe”. Estas dos líneas son ciertas, pero las ramificaciones de este personaje y del propio filme son amplias. Ana es la película y la película es Ana. La protagonista es incapaz de mantener una estabilidad emocional. Sus relaciones, ya sea con sus padres separados o con su novio, fluctúan entre la tensa calma y el arrebato. En su trabajo (es conductora y asistente de las ambulancias que trasladan enfermos para rehabilitación) parece reinar un cierto equilibrio, aunque de una forma frágil. Su reducto, el de la sinceridad y la amistad, se encuentra de manera virtual entre las líneas de un chat.

La herida, críticaEl argumento es complejo y peligroso, ya que puede caer en reiterados tópicos, pero el director sevillano solventa bien el ritmo de la historia y desgrana con cruda precisión cada aspecto de su protagonista. Ayuda el seguimiento casi asfixiante que la cámara hace a Ana, a través del plano secuencia, capaz de transmitir su sufrimiento y desasosiego. De esta manera, el espectador se encuentra como partícipe pasivo de sus idas y venidas emocionales, de su uso y abuso de alcohol y drogas, de su incomunicación, de su soledad o de escenas sexuales profundamente sórdidas.

La digestión de todo esto resulta pesada. Incluso llega a empachar porque desde nuestra butaca también sufrimos la indiferencia que los demás personajes brindan a Ana. Y son estos temas: la soledad, la incomunicación (ya presente en el corto del director, Mensajes de Voz), la inestabilidad emocional, el papel de las nuevas tecnologías…, los que también nos interpelan, quedando grabados en nuestra retina. Todo lo anterior también se podría aplicar al estudio de nuestra propia sociedad, que fuera de trastornos puntuales, se debate en una ciclotimia difícil de tratar.

Imagen de La heridaEl envite de este joven y talentoso bárbaro llamado Fernando Franco se suma al de otros del audiovisual español: Albert Serra, Isaki Lacuesta, Los Hijos… capaces de proponer formas nuevas frente al silente y ordenado imperio (aquí sustituyan esta metáfora por uno o varios nombres comunes o propios). Todavía hay muchos que, en el mejor de los casos, desconocen a estos bárbaros y, en el peor, desprecian este cine sin llegar siquiera a verlo. Menos mal que nos queda la empatía.

Ficha técnica:

La herida ,  España, 2013.

Dirección: Fernando Franco
Guion: Fernando Franco, Enric Rufas
Producción: Elamedia Inc./ Encanta Films / Etb (Euskal Telebista) / Kowalski Films / Pantalla Partida Producciones
Fotografía: Santiago Racaj
Reparto: Marian Álvarez, Manolo Solo, Rosana Pastor, Ramón Barea, Andrés Gertrudix, Luis Callejo, Ramón Agirre